La mejor información sobre el mundo del TAXI


19/05/2020 04:03:05 - Gaceta del Taxi

Nueva forma de prestar servicio


Ahora la rutina diaria ha cambiado, lo primordial es mantener el vehículo desinfectado por dentro y por fuera con especial atención a todas las partes que pueda tocar el usuario, sobre todo asientos, puertas y manillas. Y la operación se repite con cada nuevo servicio nos comenta el taxista Eduardo Mansilla, armado con su mascarilla y provisto de bayeta y botella en spray con agua y lejía para dejarlo todo a punto para el próximo cliente.Tampoco le falta el gel hidroalcohólico ni alguna mascarilla de más para él y para algún que otro cliente despistado.

 

Pero no es la única novedad en estos tiempos de pandemia, hace ya unos días Mansilla instaló una pantalla protectora de plástico para separar la zona del usuario de la suya delantera. Es una forma de protegerse todos “porque esto va para largo”, nos dice. Por suerte estas pantallas son muy ligeras, económicas y sencillas de instalar, puede hacerlo, como en su caso, el propio taxista. Antes del Covid-19 ni siquiera existían estos modelos tan ligeros, pero la necesidad agudiza el ingenio y varias empresas han logrado producirlas en tiempo récord. Nos consta que se están colocando por miles en los taxis de todas las ciudades, 3.000 lleva ya instaladas la Cooperativa del Taxi de Madrid.

 

Pudimos comprobar que Eduardo ya la llevaba y de sus once compañeros de la parada de Legazpi, más del 50%, también había instalado la pantalla, el resto nos comentaba que lo harían casi seguro.  En otra parada, Plaza Elíptica, todos los taxis que se encontraban de servicio también llevaban este tipo de mamparas. Y en ninguno de los vehículos faltaba el kit de limpieza y desinfección para después de cada servicio.

 

Eduardo ha perdido a un par de compañeros muy cercanos y a la constante preocupación por mantenerse sano se suma la falta de ingresos. Apenas hay trabajo, - nos dice- 4 ó 6 servicios al día, la mayoría de radioemisora para hospitales y centros de salud, pero a particulares, muy pocos. Después de ocho horas lo normal es recaudar unos cincuenta euros, algún día con suerte, él ha podido llegar a los 120. “Va a costar mucho levantar el taxi, hasta septiembre por lo menos no lo notaremos”, nos pronostica, y sus compañeros de parada no dicen nada pero asienten. No será seguramente hasta que vuelva a abrirse los comercios, los restaurantes y se recupere el ocio. Un largo camino por delante que desde el sector pretenden aprovechar para prepararse todavía más.

 

Mascarillas y geles

Con el objetivo de evitar nuevos contagios, el Gobierno ha especificado una serie de medidas a tener en cuenta en diferentes sectores. En el del transporte, y por extensión en el taxi, es ya obligatorio el uso de mascarillas tanto para el usuario como para el conductor. A los taxistas, el propio Ministerio de Transporte les facilitó seis mascarillas de máxima protección para que pudieran hacer su trabajo bien protegidos.

 

Además, según ha publicado el Ministerio de Transportes también es obligatorio que todos los taxistas tengan acceso a soluciones hidroalcohólicas para practicar una higiene de manos frecuente. Algunos profesionales, además de para uso propio, llevan este tipo de geles o soluciones a disposición de los usuarios para que se desinfecten las manos al entrar al vehículo. Toda precaución es poca ahora que poco a poco volvemos a las calles.

 

Estos geles hidroalcohólicos son productos antisépticos que se emplean como alternativa al agua y jabón para lavarse las manos. Sus activos principales son el alcohol etílico e isopropílico (entre el 60% y 95%) aunque también puede estar formulado a base de cloruro de benzalconio o clorhexidina. En tan solo un minuto puede ser efectivo frente a un amplio espectro de bichos: bacterias Gram-positivas y Gram-negativas incluso micobacterias y hongos.

 

No obstante, es importante saber cómo aplicarlo. En primer lugar es importante hacerlo con las manos secas porque el agua reduce la efectividad. El volumen adecuado está entre dos y tres mililitros (la aplicación de un dispensador común). Se debe repartir por toda la superficie de la mano haciendo hincapié en los espacios interdigitales y después se requieren entre 15 y 20 segundos para el secado. El tiempo que debe transcurrir para volver a aplicarse el gel depende de cada fabricante, pero en general no se recomienda reaplicar hasta transcurridas seis horas.

 

[...]

PUEDES LEER EL REPORTAJE COMPLETO AQUÍ

 

TAMBIÉN ES NOTICIA