La mejor información sobre el mundo del TAXI


15/05/2021

"Los taxistas también podemos salvar vidas"


“Un día necesitaban un transporte urgente y pensaron en el taxi. Contactaron conmigo, me hicieron una entrevista y decidieron que era una buena opción. Desde entonces estoy disponible los 365 días del año, las 24 horas del día”. Así resume Antonio de los Ríos treinta años de colaboración con la Organización Nacional del Trasplante, ONT, en los que ha ayudado a mejorar la vida de muchas personas y, también, a que otras tantas pudieran seguir viviendo. 

 

“Han sido muchos viajes, muchos hospitales. Ni siquiera recuerdo el primero”, nos explica de los Ríos, que se ha convertido en parte fundamental para al traslado de órganos cuando las circunstancias así lo requieren.

 

Si bien es cierto que lo normal es que los órganos, desde riñones a páncreas o corazones, viajen en avión o avioneta, no siempre es posible encontrar un vuelo que coincida con las necesidad del equipo médico y, a veces, el medio de transporte más rápido es un taxi.

 

Es lo que sucedió hace apenas unas semanas, cuando Antonio recibió una llamada de la Coordinadora de trasplantes del Hospital Regional de Málaga. “Necesitaban un servicio para llevar dos riñones a Barcelona”, nos explica Antonio, “y con la pandemia, el número de vuelos se ha visto reducido y los que había no se ajustaban bien a los tiempos. Así que me llamaron para llevar los órganos directamente al Hospital del Mar”, en la Ciudad Condal. Fueron 1.160 kilómetros al volante, unas diez horas de trayecto que esta vez hizo Antonio solo, aunque “en otras ocasiones me acompaña mi mujer”. 

 

Antonio compatibiliza esta labor con su día a día en el taxi de Málaga. “Al final yo trabajo con mi taxi, que es accesible, por Málaga, en mi turno. Y hay veces que ellos me llaman y me comentan, Antonio, esta tarde puede que tengamos algo, y entonces yo me organizo, voy a casa, descanso. Otras ocasiones me requieren más inmediatamente, si tengo un cliente termino mi servicio y me voy hacia el hospital”. Los trasplantes no entienden de bodas o bautizos, ni tampoco de si Antonio duerme o está trabajando. Él siempre debe estar con su taxi a punto para afrontar un viaje más a un destino desconocido. 

 

Aunque hay otro compañero que colabora también con la Coordinadora malagueña, “sobre todo cuando coinciden dos casos, como hace unos días que uno tuvo que viajar a Huelva y el otro a Antequera”, es Antonio el contacto para realizar este servicio de trasplantes, aunque como él mismo nos aclara, hay compañeros en otras ciudades andaluzas, como Sevilla o Córdoba. “Nos conocemos, tenemos un grupo de Whatsapp y estamos en contacto”.TAMBIÉN ES NOTICIA

[...]

PUEDES LEER EL REPORTAJE COMPLETO AQUÍ