La mejor información sobre el mundo del TAXI


24/12/2020

El taxi confía en la vacuna para recuperar el turismo


Tras casi medio año con los puertos y los aeropuertos vacíos, desde hace unos meses han comenzado a llegar los primeros cruceros y aviones con turistas a Canarias. La creación de los corredores seguros para fomentar el turismo en las islas parecía la solución definitiva para que el turismo, seguro y con todas las medidas necesarias para evitar nuevos cierres, se reactivara. Porque del turismo depende la economía de las islas, hoteles, restaurantes, bares, proveedores…

 

Sin embargo, la realidad dista mucho de lo que se esperaba. Los cruceristas llegan, eso es cierto, pero en el taxi, por ejemplo, ni están ni se les espera. Nos lo cuentan tanto Víctor Melián, presidente Tele Taxi Isla de Tenerife, como Francisco Reyes, al frente de la  Asociación de Trabajadores Autónomos del Taxi (ATAT) con quienes hemos hablado de la situación “apocalíptica” que vive el sector y el deseo de que la vacuna traiga no sólo la recuperación económica sino también una normalidad que todos echamos de menos. 

 

“A 2021 lo más importante es que aparezca una vacuna que de alguna manera haga que podamos volver a una situación normal”, señalaba Reyes. “Y desde ese punto de partida cualquier cosa que nos ayude a mejorar ya será buena en todos los sentidos”. La vacuna, cree el dirigente canario, “aportará seguridad, revertirá la situación y hará que la gente se empiece a mover”. Además, Reyes opina que a nivel personal la vacuna supondrá un importante punto de inflexión tras tantos meses de separación forzosa. “Somos muy de estar juntos y quieras que no la situación en la que estamos empieza a agotar”.

 

Desde Santa Cruz de Tenerife, Víctor Melían también se suma a esta petición, aunque reconoce no saber si la vacuna va a ser el remedio. “Espero que sí y cuanto antes poder volver a la vida normal dentro de lo que cabe porque o morimos de Covid o de hambre”. Pero se muestra cauto. “Este año lo hemos perdido ya y 2021 no va compensarlo. Y esperamos que todo vaya bien para salir adelante poco a poco”. 

 

Pero mientras la vacuna llega en enero, analizamos un 2020 para olvidar en el que ni siquiera estar entre las zonas más seguras de Europa ha permitido al taxi canario retomar la vida que todos dejamos atrás en marzo.“En un día venían 3 o cuatro barcos al puerto de Santa Cruz de Tenerife”, nos explica Melián. Esto suponía unos 10.000 pasajeros al día y que 60 o 70 coches viajaran al sur de la isla. También muchos traslados en la propia ciudad”. La situación ahora es muy diferente, se lamenta, porque “los cruceros vienen y a sus pasajeros los trasladan en guaguas. No dan la opción al pasajero de que cojan taxis ni nada por el Covid 19. Luego hay otros cruceros que están viniendo y haciendo cruceros por las islas y no les dejan bajar. Esto nos ha afectado lo que no está escrito”. Lo mismo sucede en el Puerto de la Luz, en Las Palmas de Gran Canaria. Allí, nos traslada Francisco Reyes, no ven a los turistas. 

 

 

Ni por mar…ni por aire

Si los turistas no llegan en los pocos cruceros que atracan estos días en Canarias, por aire la situación es muy similar. “A nivel aeropuerto también se ha vivido un bajón impresionante. De estar entrando vuelos todos los minutos y no dar a basto, ahora estaban entrando diez aviones en todo el día. Y quienes vienen, ya lo tienen todo contratado con su tránsfer y el taxi no ve nada”, señala Melián, que nos confiesa que no le gusta estar llorando. “Nosotros en Santa Cruz, somos los que mejor estamos, tenemos dos hospitales, médicos, abogados, palacio de justicia. Movemos más gente. El motor económico de la isla son Arona, Adeje, Santiago del Teide, Los Gigantes y los taxistas allí facturaban lo que no estaba escrito. Ahora, la situación es dramática”. 

 

De “apocalíptica” la califica Reyes en Gran Canaria y en el resto de islas de la provincia , Fuerteventura y Lanzarote. Destinos turísticos en lo que, recuerda el propio dirigente canario, “se encuentran algunos de los aeropuertos más rentables de España”. 

“No hay movimiento más allá de los residentes y algún vuelo que por motivos de trabajo vienen y se van. Tuve una reunión en Puerto del Rosario con el Ayuntamiento y el aeropuerto estaba vacío. Excepto vuelos insulares, no había otro movimiento”. /TAMBIÉN ES NOTICIA 

 

PUEDES LEER EL REPORTAJE COMPLETO AQUÍ