La mejor información sobre el mundo del TAXI


02/10/2018 12:07:14 - Gaceta del Taxi

El taxi valora de forma positiva el nuevo RDL de VTC


Pese a la introducción de una moratoria de cuatro años que con la que Fomento pretende “garantizar” un equilibrio adecuado para las VTC, el nuevo Real Decreto Ley que regula estos vehículos ha sido valorado de forma positiva por parte del sector del taxi.

 

Ese periodo de transitoriedad que, como norma general, será de cuatro años, no es del agrado del sector del taxi. Sin embargo, según apuntan las asociaciones representativas del sector del taxi, el texto cuenta con más aspectos positivos que negativos para los intereses de los taxistas.

 

La Federación Española del Taxi (Fedetaxi) considera que el nuevo texto “abre una vía de mejora de la regulación a los ayuntamientos y órganos competentes en transporte local”, a los que facilita el poder establecer reglas para las VTC que “atenúen la competencia desleal” que ejercen sobre el taxi. La organización representativa mayoritaria a nivel nacional lamenta el periodo de transitoriedad de cuatro años marcado por Fomento, aunque espera ahora que los entes locales “actúen con diligencia y rapidez” contribuyendo a la mejor ordenación del servicio de VTC.

 

 “Nuestra organización es favorable a que este RDL sea convalidado en el Congreso”, explica Miguel Ángel Leal, presidente de Fedetaxi, al tiempo que asegura que su intención es “seguir trabajando con todas las unidades del sector del taxi tendiendo la mano a aquellas que lo estimen oportuno para seguir por la senda de la unidad marcada hasta el momento”.

 

Por otro lado, el gabinete jurídico de la Asociación Nacional del Taxi (Antaxi) también valora positivamente la mayor parte del texto aprobado en Consejo de Ministros el pasado viernes. La organización considera que el RDL reestructurará al sector de las VTC, ya que el texto es “coherente y habilita acertadamente a los órganos competentes para poder regular a las VTC desde el día en que entre en vigor la norma aprobada”.

 

Antaxi no ve justificada la moratoria 

 

La asociación presidida por Julio Sanz, hace una diferenciación de los efectos a corto, medio y largo plazo que pueda tener este RDL. A corto plazo, Antaxi explica que las CCAA podrán modificar las condiciones de explotación de las VTC en cuanto a las condiciones de precontratación, solicitud de servicios, recorridos, etc. Por otro lado, los Ayuntamientos podrán limitar a las VTC en su competencia sobre movilidad y protección del medio ambiente y contaminación.

 

A medio plazo, la organización apunta que en seis meses se presentará un proyecto de ley que endurecerá el régimen de infracciones y sanciones a las VTC. Tanto Fedetaxi como la Federación Élite Taxi España (FETE) han valorado positivamente la tramitación de ese proyecto de ley para que se modifique el régimen sancionador de las VTC y se controle de mejor forma estos vehículos.

 

En lo que respecta al largo plazo, según apunta Antaxi, las VTC solo podrán hacer servicios interurbanos, salvo que cuenten con una autorización autonómica o municipal para poder hacer transporte urbano. Eso se producirá una vez que transcurra el mencionado periodo de cuatro años de transitoriedad marcado por Fomento y al que desde Antaxi se han opuesto “enérgicamente”. Los abogados de la asociación entienden que esta medida “no tiene justificación”.

 

Por último la Federación Élite Taxi España (FETE), que sostiene que el texto “tiene más aspectos positivos que negativos para los intereses generales del sector del taxi”, explica que el nuevo RDL aclara de una vez la cuestión competencial entre las diferentes administraciones, habilitando a las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos para poder regular las VTC en la prestación del servicio que hacen dentro de su territorio de manera exclusiva.

 

Desde Élite España valoran positivamente que el nuevo RDL delimite el ámbito de actuación de la administración estatal con respecto a las VTC, así como la derogación, una vez acabe el periodo de transitoriedad, de la habitualidad 80/20, obligando a las VTC a realizar los servicios interurbanos en la comunidad donde se le concedió la autorización.