La mejor información sobre el mundo del TAXI


17/04/2019 11:31:23 - Gaceta del Taxi

El taxi llevará su propio lobby en Bruselas


Lobby  en inglés significa vestíbulo,  y suele ser en los vestíbulos  o pasillos de las grandes instituciones políticas o jurídicas donde se “cuecen” los asuntos de mayor relevancia. Por ese motivo, y para estar cerca de quienes toman decisiones de envergadura, el taxi planea ahora crear un grupo de presión que esté presente en esos pasillos en Bruselas nada menos.

 

Taxi Proyect 2.0 es el nombre que recibe este nuevo movimiento impulsado por Élite Taxi Barcelona, la Plataforma Integral del Taxi (PIT) y la rama jurídica del taxi del AMB. Al mando de este lobby del taxi estará Alberto “Tito” Álvarez, al menos durante su puesta en marcha.

 

Esta nueva organización se servirá de importantes profesionales a nivel tecnológico, estratégico, jurídico y político para luchar por el futuro del taxi en contra de la llamada “uberización” de la economía. “En el punto en el que nos encontramos, pensamos que tenemos que poner las cosas en manos de profesionales, aunque siempre bajo nuestra supervisión”, afirma Álvarez.

 

Esos profesionales no están elegidos de cualquier manera, sino que el contacto se ha iniciado porque las posturas y puntos de vista son muy cercanos. “Llevamos algún tiempo buscando qué tipo de profesional de primer nivel nos beneficia. Tenemos claro que no queremos un perfil de profesional que sea el mejor sin más, queremos que siendo el mejor, esté en nuestra línea de pensamiento”, explica Tito.

 

Álvarez, que recuerda entre risas que los profesionales aconsejaron no nombrar al proyecto como lobby pese a serlo, explica orgulloso que en este grupo hay economistas investigadores, un catedrático en transporte, un experto en estrategia e ingeniero de comunicaciones y un jurista de importante carrera. “Tenemos gente de todas las ramas y con un discurso que se adapta mucho a la forma de pensar nuestra en Barcelona”.

 

El portavoz de los taxistas recuerda que Élite Barcelona ejerce ya como un grupo de presión, pero que ha llegado el momento de dar un paso más. “Más allá del trabajo que podemos llevar a cabo en los despachos, somos un grupo de presión que lucha por sus derechos. Es lo que se nos da mejor  y por eso lo vamos a llevar a Europa, porque no podemos soportar más la situación que estamos atravesando”.

 

 “Desde hace cuatro años hemos estado en muchos congresos y conferencias y siempre hemos ido buscando el discurso que más se adaptaba”, afirma Tito, quien asegura que “somos ya de por sí un grupo de presión. El mito de la economía colaborativa lo tumbamos nosotros en Catalunya con un informe de la Generalitat que aseguraba que muchas empresas de economía colaborativa no tienen nada”. 

Lo cierto es que a raíz de ese debate que ya se ha cerrado sobre la economía colaborativa, en esos debates, los taxistas de Élite se fijaban en personas que concordaban con ellos. “Los economistas los conocemos porque han hecho muchos informes contra los tratados de libre comercio. Pertenecen a una cooperativa, EKONA, que también ha trabajado en el asunto de la eléctrica pública en Barcelona”, afirma Álvarez.

 

¿Qué misión  tendrá el proyecto?

 

Una vez explicado quién integra el Taxi Proyect 2.0, Tito empieza a explicar, hasta donde puede, en qué consistirá la labor del grupo. “Nuestra idea es poner un despacho en Bruselas. Tenemos 42 asociaciones de taxistas de toda Europa que están detrás nuestro”, afirma Álvarez, que también asegura que tienen contacto con hasta 15 sindicatos europeos del transporte.

 

“Nuestra intención es juntarnos todos allí y actuar como un lobby. Pero un lobby que defiende a la gente, a la clase trabajadora, y no a las multinacionales”. La labor, por resumir, sería la de crear una fuerza que mitigue o combata el poder de los verdaderos lobbies empresariales.

 

Y esa fuerza o presión que puede ejercer el grupo tiene un primer objetivo: defender y salvar al taxi. Sin embargo, no es el único. “El fondo de todo esto no es el taxi. El taxi es solo la punta de lanza, pero aquí entra todo tipo de transporte y de actividad. La uberización de la economía nos afecta a todos y lo que pretendemos es parar ese golpe”, indica Tito.

 

El lema de este proyecto sería algo similar al que usó el taxi cuando se aprobó definitivamente el reglamento de transportes y en el que aseguraban algo así como “ROTT sí, pero no así”. “Con esto sucede algo similar, queremos tecnología, sí, pero no así”, afirma el portavoz de los taxistas, que también presume que este movimiento es algo inédito. “Jamás nadie ha intentado realizar un movimiento como este”.

 

“Vamos a estar en todo lo que nos pueda hacer daño en los pasillos de Bruselas. Vamos a utilizar toda la fuerza que tengamos”, asegura Álvarez, que recuerda que lo que se busca con este movimiento es que la ley les proteja. Uno de los primeros retos será proteger la famosa Directiva Bolkestein. “Ahora quieren modificarla y acabar con la soberanía de los ayuntamientos frente al poder de las empresas. Quieren romper con quienes están intentando frenar esta capitalización tan salvaje. Las Comunidades y Ayuntamientos están ejerciendo de freno pero si esto cambia, se nos meten de lleno”, advierte Tito.

 

(...)

PUEDES LEER EL REPORTAJE COMPLETO HACIENDO CLICK SOBRE ESTE ENLACE