La mejor información sobre el mundo del TAXI


16/07/2013 05:52:13

El sector pide más control al Ayuntamiento para evitar ilegalidades


 

Un taxi que no es un taxi ha sido el desencadenante para que la policía destape una trama de subarriendo en el sector de Madrid. Este vehículo, que llevaba número de licencia, taxímetro y capilla, era realmente un coche particular que había sido robado. Desde las asociaciones piden menos permisividad y más controles para erradicar situaciones como esta.

 

Mariano Sánchez, presidente de la Federación Profesional cree que la permisividad del Ayuntamiento y de la Oficina Municipal del Taxi es responsable de que se produzcan este tipo de situaciones. Por ello remitieron, junto con la Asociación Gremial, un escrito a los responsables de la administración pedirles que intensifiquen los controles.

 

Como ha explicado Sánchez a nuestro medio, este tipo de prácticasconllevan además del perjuicio para los profesionales,  “un riesgo para los pasajeros, al carecer este tipo de vehículos de cualquier tipo de seguro de responsabilidad social”.

 

Cree el presidente de FPT que el Ayuntamiento debe “erradicar cualquier tipo de prácticas que lleven consigo que un coche particular preste servicio de transporte de pasajeros sin control”.

 

 

Como explicó la policía al elaborar su informe, el vehículo robado pertenecía a una taxista, mientras que la matrícula y licencia pertenecían a dos taxis diferentes con propietarios distintos aunque vinculados entre sí. Los propietarios de los taxis pertenecerían a la Asociación Pionera del Taxi de Madrid y en la que parece ser que se estarían produciendo subarriendos ilegales.