La mejor información sobre el mundo del TAXI


15/10/2020 - Gaceta del Taxi

De la Fuente Miñambres denuncia la suplantación de su firma como presidente de AGATM


 

Alberto de la Fuente Miñambres, presidente de la Asociación Gremial del Taxi de Madrid hasta el pasado 28 de febrero ha presentado en comisaría una denuncia por el uso "fraudulento" que la Asociacion está haciendo de su firma digital como máximo representante de AGATM, utilizándola en numerosos documentos. 

En marzo Angel J. Mejia y su Junta Directiva asumieron de forma provisional la dirección de la Gremial, a la espera de que se resuelva en los tribunales la suspensión provisional de De La Fuente Miñambres y su equipo. 

 

Durante estos más de siete meses, AGATM podría haber estado sirviéndose de la firma digital de su antecesor en la presidencia y haberla utilizado también para los ERTES de los trabajadores tramitados por AGATM la pasada primavera durante el confinamiento por la pandemia. 

 

Tal suplantación, de confirmarse, implicará haber incurrido en un delito de falsedad documental y puede poner en cuestión, por tanto, los acuerdos o trámites administrativos suscritos con esa firma no autorizada.  

 

Hoy mismo, apenas cuarenta y ocho horas después de conocerse la denuncia, la actual Directiva cautelar de la Gremial emitía un comunicado en el que si bien no alude directamente a tal denuncia, informa a todos los empleados de que “en las gestiones de tramitación no se utilice bajo ningún concepto el certificado y firma de Alberto Andrés de la Fuente MIñambres” . Palabras textuales de las que se deduce, puesto que se utiliza el tiempo presente, que sí se ha debido hacer con anterioridad un uso indebido de dicha firma.  

 

También  informan en el comunicado que “se ha dado orden a los servicios informáticos para que procedan de forma inmediata a eliminar de todo el sistema operativo y de los ordenadores el certificado digital de la Fuente Miñambres”.  De no hacerse, responsabilizán directamente a los empleados.

 

 

La firma, sea rubricada o digital, se considera en términos jurídicos un acto personalísimo y no puede ser utilizada por otra persona salvo autorización por escrito de ésta en un acto judicial o por poder notarial. No haber cumplido con este requisito legal, algo del todo incomprensible para de La Fuente Miñambres, además de poner en entredicho su nombre, podría también cuestionar e incluso invalidar los documentos suscritos con una firma suplantada, con el grave perjuicio que ello supondría para la Asociación y para los posibles afectados por esta acción.